Mitos acerca de los auxiliares auditivos

Mitos comunes acerca de los auxiliares auditivos

Mucha gente se resiste a acudir a un centro auditivo para comprar sus equipos y expone una serie de excusas para justificar su comportamiento. En algunos casos la gente tiene razón. Sin embargo, esas excusas generalmente no aplican cuando se trata de equipos de tecnología de punta. Muchos de los comentarios que la gente hace hoy acerca de los auxiliares auditivos ya no son vigentes, pues son de la época cuando los auxiliares auditivos usaban vieja tecnología análoga. A estas opiniones obsoletas debemos agregar y ofrecerle a usted las respuestas correctas.

Mito: los auxiliares auditivos crean nuevos problemas sin resolver los anteriores

Realidad: El hecho de que a algún familiar o amigo no le haya ido muy bien con el auxiliar auditivo, esto no significa que todas las personas tendrán problemas. Escoja un auxiliar auditivo digital con los últimos avances tecnológicos y siga las recomendaciones del especialista de un centro auditivo. Los auxiliares auditivos lo harán sentirse muy bien.

Mito: solo los adultos mayores pierden la audición.

Realidad: la pérdida auditiva es un problema de salud que afecta a personas de cualquier de edad. De hecho la OMS estima que el 40% de las personas con pérdida auditiva son menores de 60 años. Es verdad que la pérdida auditiva se acelera, observando un aumento de la prevalencia a partir de los 50 años. Por lo que se recomienda que a partir de los 40 años de edad nos practiquemos un estudio de audiometría por lo menos una vez al año.

Mito: padecer de pérdida auditiva es signo de debilidad.

Realidad: la pérdida auditiva más que una discapacidad es un problema de salud reconocido de esta manera por la Organización mundial de la salud. Tener pérdida auditiva no resta valor a una persona ni tiene porque limitarla si inicia un tratamiento oportuno y adecuado con auxiliares auditivos.

Mito: debo esperar hasta que mi pérdida auditiva sea muy avanzada para usar auxiliar auditivo.

Realidad: entre más esperes, más difícil será tratar tu pérdida auditiva. Esto sucede debido a que el sistema auditivo de tu cerebro deja de ser estimulado y con el tiempo dejará de reconocer sonidos al no acordarse de como hacerlo. Debido a esto es que las personas que tardan mucho en ponerse un auxiliar auditivo no obtienen el resultado esperado. Siempre es mejor adaptar auxiliares auditivos lo más pronto posible. En los casos donde el se ha tardado mucho tiempo en ponerse auxiliares auditivos debemos esperar a que el cerebro se acostumbre a escuchar de nuevo, debemos enseñarle al cerebro a oír de nuevo, y esto lo logramos al usar los auxiliares auditivos con regularidad.

Mito: la pérdida auditiva es molesta pero no provoca ningún otro problema en salud.

Realidad: la pérdida auditiva es una condición que desencadena estrés crónico en las personas que la padecen. El estrés crónico aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, gastrointestinales y demencia en el adulto mayor. Afortunadamente hay estudios que demuestran que la memoria y el humor de las personas con pérdida auditiva pueden mejorar al corregir la pérdida auditiva con el uso de auxiliares auditivos.

Mito: los auxiliares auditivos crean nuevos problemas de audición al intentar corregir los anteriores.

Realidad: un auxiliar auditivo bien adaptado y programado no provocará daño alguno en el oído de los usuarios. Los auxiliares auditivos actuales manejan filtros y estándares de calidad buscando dar el mayor beneficio a los pacientes evitando cualquier daño. Si a algún familiar o conocido tuvo una mala experiencia con el uso de auxiliares auditivos, esto no significa que usted tendrá algún problema. Acude con  un profesional de la audición para que encuentre la mejor solución auditiva para usted.

Mito: los auxiliares auditivos son difíciles de manejar.

Realidad: el uso y manejo de los auxiliares actuales es sencillo buscando la mayor comodidad para el usuario. En la actualidad el paciente prácticamente solo debe colocárselos en el oído y el auxiliar auditivo hace el resto. Las tecnologías actuales son tan avanzadas que incluyen un reconocimiento automático del medio donde se encuentra el paciente y realiza ajustes de forma automática para darle la myor comodidad y entendimiento posible.

Mito: los auxiliares auditivos me harán ver viejo.

Realidad: cada día es mayor el número de personas menores a 40 años que padecen pérdida auditiva y usan auxiliares auditivos. Usar auxiliares auditivos no es sinónimo de mayor edad, la pérdida auditiva puede presentarse en cualquier momento de la vida. Además, las tecnologías modernas cada vez son más discretas, pequeñas, con conexión a dispositivos bluetooth y de colores variados para ajustarse a los gustos de los usuarios y a su estilo de vida.

Mito: puedo solucionar mi pérdida auditiva con suplementos o con una cirugía.

Realidad: la mayoría de las pérdidas auditivas encuentran su única solución en el uso de auxiliares auditivos, y para estos casos no existen medicamentos o suplementos que puedan ayudar a recuperar la audición. Son contadas las causas de pérdida auditiva que tienen una solución médica o quirúrgica, por lo que es importante acudir con un profesional en audición para que pueda orientarte sobre la mejor solución para tu problema